Blog psicología Infantil

¿Como favorecer una alta autoestima nuestros/as hijos/as?

Creo que esta es la pregunta más recurrente y difícil de responder para una psicóloga infantil.  La autoestima es clave para el bienestar emocional de pequeños y adultos pero no es algo estático ni fácil de construir. Múltiples variables influyen para que nuestros niveles de autoestima en un momento determinado de nuestra vida sean altos o bajos debiendo estar continuamente cuidando las variables que influyen en su desarrollo de la misma manera que cuidamos diariamente su alimentación u otros aspectos de su salud.

La autoestima de nuestros hijos e hijas se debe trabajar continuamente y no podemos olvidar que todas las personas que participan en su educación y en su desarrollo como personas son de gran influencia en este aspecto. De poco sirve que los padres/madres sigamos estas pautas si sus maestros/as no las comparten o viceversa.

Antes de recomendar algunas pautas que pueden resultar de ayuda, me gustaría compartir con vosotros un caso real de una niña de 9 años víctima de acoso escolar que acudió recientemente con sus padres a nuestra consulta. La llamaremos Sara.

Sara es una niña abierta y sociable que una tarde de Marzo se sienta frente a mi, junto a sus padres, decidida a contarme todo lo que le ocurre en su colegio. Es una niña lista y extrovertida que no muestra signos de timidez o vergüenza sino de deseos de acabar con el problema que lleva años arrastrando con sus compañeras de clase.

Una a una me va relatando las situaciones que le producen malestar en su cole y con mucha curiosidad y respeto le voy preguntando cada vez cómo reacciona ante esas situaciones y cómo reaccionan sus padres cuando les cuenta lo ocurrido.

“ Ese día me puse a llorar y me fui al baño hasta que se fueron”

¿Y que te dijeron tus papás?

Que no tengo que llorar, que tengo que ser fuerte y no hacerlas caso. Que si me ven llorar consiguen lo que quieren y lo volverán a hacer.

“Cuando me quitaron mi mochila me puse a chillar y a  decirles que pararan de una vez”

¿Y qué te dijeron tus papás?

Que tengo que intentar resolver los problemas sin gritar ni insultar porque eso no esta bien.

“Ayer se lo dije a la maestra pero me dijo que tenia que aprender a resolver las cosas sola y que no podía estar siempre llorando porque ya era grande”

¿Y qué te dijeron tus papás?

Que la maestra tenia razón, que no podía estar siempre así y que me iban a llamar llorica y chivata.

¿Qué mensaje están transmitiendo los padres de Sara con sus respuestas?

Que sus respuestas no son validas… Sara escucha que haga lo que haga no lo hace bien y que ella es la responsable de que los conflictos con sus compañeras no mejoren. ¿Cómo afectará esto a su autoestima?  

Sin duda, la intención de los padres de Sara es buena.. . Sólo quieren aconsejar y apoyar a su hija pero sin darse cuenta, con su opinión, invalidan la suya hasta el punto en el que Sara lo único que quiere es un manual de instrucciones para saber como actuar y eso, por suerte o por desgracia, es lo único que no le podemos dar a nuestros hijos/as.

Con este breve ejemplo, solo quería ejemplificar las múltiples variables que están en juego a la hora de desarrollar a autoestima. El comportamiento de los niños/as, el de los maestros/as, el nuestro como padres/as, el de los orientadores/as y el del propio niño/a que cuanto más duda de su comportamiento más miedo tendrá a expresarse y a ser visto/a por los demás.

Entonces… ¿no debemos dar consejos? Sin duda sí pero posiblemente no es lo más importante. Lo más importante para que un niño/a pueda desarrollar su autoestima no es lo que le digamos sino lo que nos pueda decir. Es fundamental que se sienta visto/a, escuchado/a, y con sus sentimientos y reacciones son válidos y tenidos en cuenta. Legitimar su forma de reaccionar es el primer paso para que se puedan empoderar.  No hay recetas mágicas en las situaciones de acoso ni en las relaciones sociales pero sin duda los niños/as hacen las cosas lo mejor que pueden o saben por lo que lo mejor que podemos hacer es apoyar su forma de reaccionar aunque no sea la ideal… Aunque no sea la que nosotros manifestaríamos.

Además de esta actitud de escucha y profundo respeto por su forma de ser, hay otras pautas que podemos llevar a cabo para favorecer un adecuado desarrollo de su autoestima;

  1. Reforzar sus logros y sus esfuerzos. Para los niños/as el reforzador más potente es el social.  Una palabra de reconocimiento, una mirada, una sonrisa  o un pequeño gesto a veces es más que suficiente para que se sienta valorado y capaz de hacer las cosas. 

2. Favorecer entornos seguros y sanos. Como he comentado al principio, el desarrollo de su autoestima es cosa de todos por lo que debemos de tener cuidado con ambientes altamente competitivos tanto en lo académico como en lo deportivo o social.

3. Proponerles retos y transmitir confianza. Debemos plantearles continuamente pequeñas metas realistas y alcanzables con el mensaje de que pueden hacerlo. No podemos olvidar que la sobreprotección no es buena compañera de la autoestima ya que si hacemos las cosas por ellos,  el mensaje que les estamos transmitiendo es que ellos no son capaces de hacerlo tan bien como nosotros.

4. Buscar actividades que se les puedan dar bien. No todo puede ser un continuo reto… También es sano y gratificante ofrecerá nuestros hijos/as actividades en las que se sientan talentosos y con las que puedan avanzar en su aprendizaje con facilidad.

5. Exponerles al fracaso con naturalidad. Todo intento conlleva la posibilidad de fracasar por lo que deben aceptarlo con normalidad y como parte del aprendizaje. Es importante que comprendan que todos nos equivocamos y que ello se resuelve muy fácilmente; volviendo a intentarlo.

6. por último, y aún a riesgo de ser repetitiva, me gustaría finalizar con la primera recomendación de la que os hablaba: Escuchar mucho, mirando a los ojos, y sin interrupciones para poder legitimar su forma de ser, de sentir y de vivir tan única y tan diferente a la nuestra.

Espero que estas pautas os sirvan de utilidad. La autoestima tiene que ver con sentirse valioso y capaz por lo que, para poder interiorizarlo, deben sentir que les percibimos como personas valiosas y capaces de todo.

A %d blogueros les gusta esto: